07-sermonesLa elaboración del Sermón Textual reúne muchas ventajas. Entre ellas, que permite captar el interés de los asistentes, evita salirse del tema y además, mantiene los márgenes bíblicos, es decir, que se sujeta específicamente a lo Escritural y no a las anécdotas del predicador que tienden a glorificarlo a él antes que a Jesucristo.

 

En esencia, este género de exposición se centra en la Escritura. ¿Cómo se escoge un texto? Esta constituye la pregunta que se formula todo predicador en sus comienzos. No es fácil. Pero sugerimos dos principios que son infalibles.

 

a. Busque la dirección de Dios Esta es la estrategia principal. Todo predicador debe pasar buena parte de su tiempo en oración. No podemos hablar de un Dios de poder si no lo conocemos o si lo conocemos y no permanecemos en su presencia. ¿Cómo ser mensajeros de Aquél a quien no consultamos? Al comenzar la semana o durante el transcurso de la misma, el expositor bíblico debe pedir la orientación del Supremo Hacedor en procura de guía sobre la porción escritural que debe escoger. Este principio no falla. Generalmente en el curso de las horas siguiente, Dios muestra pasajes que llaman poderosamente la atención y se constituyen en la base de mensajes para la membresía.

 

b. Estudie la Biblia y tome apuntes Adoptar la costumbre de estudiar la Biblia e ir tomando apuntes en una libreta sobre los aspectos que nos llamaron la atención, los que podrían tener una aplicación práctica o aquellos en los que sentimos específicamente que Dios habló a nuestra vida, constituyen una valiosa herramienta. En el futuro, cuando estemos frente al compromiso de exponer la Palabra de Dios, será de mucha utilidad revisar las notas. De seguro siempre encontraremos un tema para compartir con nuestras congregaciones. Predicando sobre un texto específico Una vez tengamos el texto o versículo a partir del cual vamos a elaborar el mensaje, es necesario que nos familiaricemos con él. Debemos leerlo cuantas veces sea necesario. En lo posible es aconsejable escoger un versículo con una idea completa. Lea lo que aparece antes y después del pasaje escogido. Eso nos ayudará a definir el contexto. Escriba aquellas palabras con las que no esté familiarizado con el fin de investigarlas con ayuda del Diccionario. Si tiene la posibilidad, le sugerimos que consulte ese mismo versículo en otras versiones de la Biblia. Haga comparaciones. Defina aspectos en los que pueden darse diferencias. Este análisis comparativo será enriquecedor cuando defina el enfoque que tendrá el mensaje. Descubra las divisiones naturales del texto Cuando esté familiarizado con el texto, busque las divisiones naturales que podría tener.

 

Generalmente un versículo podría tener dos o tres ideas inmersas. Para que apreciemos este hecho, tomemos como base Juan 3:16. Dice así “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquél que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna”.

 

Tras un análisis sencillo, podríamos señalar que las divisiones naturales son:

 

a. “Porque de tal manera amó Dios al mundo”

b. “…que ha dado a su Hijo unigénito”

c. “…para que todo aquél que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna”

 

Aquí tenemos un esbozo de cuál podría ser la división natural para aplicarla a este versículo.

 _____

Autor del artículo: Fernando Alexis Jiménez, descargue la obra completa aqui

Imagen tomada del sitio: http://www.tecnicasparapredicar.wordpress.com

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s