Prescripciones Para la Buena Salud Espiritual:

Continuamos examinando Filipenses 4 para aprender los principios de la saluda espiritual que nos capacitan para disfrutar los mejores momentos de la vida y a soportar sus adversidades. Previamente hemos enfatizado que la buena salud espiritual requiere lo siguiente: (a) Regocijarse en el Señor; (b) permitir que nuestra gentileza sea conocida de todos los hombres; (c) vivir con el conocimiento de que el Señor está cerca; (d) no afanarnos por nada. La buena salud espiritual también requiere que pensemos en aquellas cosas descritas debajo:

“Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad” (Filip. 4:8).

Examinemos las enseñanzas de este versículo.

Conceptos Equivocados Sacados de Este Versículo

En el último siglo, como se ha desarrollado la ciencia de la sicología, los hombres empezaron a estudiar el poder del pensamiento sobre la salud física. Mary Baker Eddy y varios otros llegaron a la conclusión de que los pensamientos controlan la salud física del cuerpo. La Ciencia Cristiana enseñó que tales enfermedades eran el resultado del pensamiento incorrecto; si el hombre pudiera dejar de tener pensamientos incorrectos, podría sanar sus enfermedades. Otros han desarrollado aberraciones similares, pero menos excesivas, por medio de enseñar que “cualquier persona puede pensar lo que puede hacer” (véase libros sobre el pensamiento positivo). Si una persona puede controlar sus pensamientos, puede cambiar sus condiciones de vida y sus habilidades. Creyendo esto, son hechos esfuerzos para controlar el pensamiento subliminal del hombre a través de varias técnicas de control mental (tal como escuchar cassettes puestos una y otra vez). Los almacenes de libros religiosos están inundados con libros motivacionales y otros materiales que enseñan la filosofía de la actitud mental positiva. Estos autores han tratado de “santificar y limpiar” las doctrinas de la actitud mental positiva de los orígenes de su filosofía por medio de citar y aplicar mal varios pasajes Bíblicos, tales como Proverbios 4:23 y Filipenses 4:8. El pensador positivo tiene una filosofía hacia la vida que fue desarrollada fuera de la Biblia, está atada con la falsa enseñanza, y lleva consecuencias doctrinas contrarias a la revelada por la palabra de Dios. Estos filósofos escriben como su filosofía fue encontrada por un cuidadoso estudio de la Biblia cuando, en realidad, la filosofía de los hombres no inspirados ha sido azucarada con unas pocas trivialidades Bíblicas para hacerlo aceptable al confiado.

Haremos bien en evitar las excesivas declaraciones hechas de este versículo en el entendimiento de lo que está enseñando.

Un Principio Bíblico

La verdad Bíblica que es reconocida y está expresada en este versículo es que el pecado en la vida de uno salta del pecado en el corazón de uno. Si una persona guarda su corazón de la meditación en la conducta pecaminosa, guardará su vida libre de pecado. (Nótese que el pasaje no está diciendo nada acerca del éxito financiero, del logro de promociones en el trabajo, u otros logros físicos). El pecado viene del corazón (Mateo 15:19). Por guardar el corazón de uno puro, puede evitar las tentaciones del pecado (Prov. 4:23 — “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la vida”).

El corazón debe meditar en la palabra de Dios. Nótese estos versículos que nos mandan a llenar nuestro corazón con la palabra de Dios:

“Sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche” (Salmo 1:2).

“Se anticiparon mis ojos a las vigilias de la noche, para meditar en tus mandamientos” (Salmo 119:148; Comp. 119:15,23,48,78).

“En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti” (Salmo 119:11).

Pablo manda específicamente a los Cristianos a pensar en cosas que son:

  1. Verdaderas, en contraste con lo que es falso, una mentira, sea con referencia a Dios o al hombre. H.A.W. Meyer dice que lo “verdadero” se refiere a “eso que es moralmente cierto; eso es, eso que está en armonía con el modelo objetivo de moralidad contenido en el evangelio”.
  2. Honestas, de la palabra Griega semna, se refiere a las cosas que son reverenciadas o veneradas. El adjetivo describe personas en 1 Tim. 3:8,11 y Tito 2;2, donde se coloca opuesta a la doblez de lengua, a la intemperancia y avaricia, a los calumniadores e infieles.
  3. Justas son cosas que están en concordancia con la rectitud eterna e incambiable.
  4. Puras apunta a eso que está libre de todos los elementos degradadores, claro en naturaleza, transparente en propósito, no dejando mancha en la conciencia y ningún desdoro en el carácter.
  5. Amables describe “cualquier modo de acción tendiente a hacerse quiere, darle a otros no solamente la aprobación de su juicio, sino abrir para él un lugar en sus corazones.
  6. De buen nombre describe “cosas que son vistas que llevan a todos a exclamar – `bien hecho’ – o indica de parte del actor tales elementos de carácter los cuales son usualmente admirados y de los que se habla bien; hechos que suenan bien al ser nombrados, ya sea que consistan de mera generosidad caballerosa o humilde condescendencia — noble en ideas o feliz en ejecución.
  7. Virtud describe la “excelencia moral”.
  8. La alabanza podría ser usada de algo digno de alabanza o de alabarse a sí mismo.

Algunos Peligros a Evitar

La buena salud espiritual será destruida cuando permitimos que nuestros mentes se arrastren en la suciedad moral. Con eso en mente, llamemos la atención a ciertos peligros para la buena salud espiritual.

  1. La televisión. Los programas de televisión usan ciertas cosas para debilitar nuestros valores morales, si es a través de conversaciones que hacen que la justicia moral parezca absurda y no atractiva (piense en las conversaciones que debilitan la justicia moral con respecto al aborto, la homosexualidad, la seguridad sexual, etc.) o por desensibilizar nuestra conciencia a través de la exposición repetida a la conducta impía (usualmente la conducta impía es presentada en tal forma que uno simpatiza con el impío y aquellos que son moralmente rectos son puestos en una luz repugnante). La televisión despliega la desnudez y otras formas de conducta lasciva (baile, caricias pesadas). Los pensamientos de uno están expuestos a la suciedad moral si tiene una dieta constante de televisión.
  2. La música. La música de hoy día, sea rock o balada, glorifica la bebida, la fornicación, las drogas y otras formas de conducta inmoral.
  3. La literatura. Hay muchas revistas pornográficas que son populares en los colegios. Muchas novelas de romance son poco más que eróticas.

Permitir que la mente de uno sea llenada con una conducta moralmente degradada debilitará su resistencia a tentación del pecado.

Cosas Que Estimulan el Buen Pensamiento

Hay algunas cosas que estimulan los más altos pensamientos, mas conductivos a la vida pura. Aquí están algunos de ellos.

  1. Leer la Biblia. Esto no se debería decir.
  2. Considerar las obras de Dios. El Salmista escribió: “Meditaré en todas tus obras, y hablaré de tus hechos” (Salmo 77:12). Deberíamos meditar en la obra de Dios en la creación y en la redención.
  3. Leer buena literatura. Si podemos entender la necesidad de advertir a los hermanos a no leer tales revistas como Playboy, Penthouse, y otra literatura lasciva, también deberíamos ver la necesidad de recomendar la buena literatura a los hermanos. Deberíamos recomendar a nuestros hermanos buenos libros que los ayuden a entender mejor la Biblia y animarlos a leer buena literatura.
  4. Asociarse con buenos amigos. Nuestros amigos tienen un poderoso impacto en lo que pensamos, a través de sus conversaciones y hechos. Deberíamos evitar los amigos que nos tientan a hacer lo que Dios condena (1 Corintios 15:33).
  5. Escuchar buena música. Disfruto los buenos cassettes de música religiosa que han sido producidos.

Conclusión

Los Cristianos necesitan ser recordados que no pueden llenar sus mentes con la suciedad moral y no esperar que las seducciones y tentaciones del diablo los afecten. Por esta razón, Dios mandó a Sus hijos a que piensen en cosas que sean puras. Consciente de esto, David oró: “Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, oh Jehová, roca mía, y redentor mío” (Salmo 19:14).

[Guardian of Truth, Vol. 35, Nº 17, Pág. 514, Mike Willis].

Usado con permiso del sitio web. www.elancladelevangelio.org

Del Hermano Jaime Restrepo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s